+34 922 979 370
14 días de devolución garantizada

POR EL LANZAMIENTO DE NUESTRA NUEVA WEB – AFTERSUN DE REGALO EN COMPRAS +40€ Y hay más -> Pincha aquí para ver todas las promociones más información

Carrito de la compra

Alert

Productos añadidos:

Impuestos

Envío

Envío

Gratuíto

Solo te quedan para el envío gratuito
  • Pago

    Tarjeta Monedero

Total

¿Quieres usar la tarjeta monedero?

Alert
Envío
Envío gratuito a partir de
Carrito vacío

Tu carrito de la compra está vacío

Credit Card

Pago Seguro SSL

Padlock

Manos perfectas e hidratadas ¡también en invierno!

Una sonrisa… y un apretón de manos. En muchas ocasiones, las manos suponen nuestra mejor carta de presentación y algo que, sin saberlo, habla mucho de nosotros. Por eso, mantenerlas sanas y cuidadas es fundamental no sólo para nuestra imagen y estética, sino también -y sobre todo- para sentirnos bien con nosotros mismos.

Manos perfectas e hidratadas ¡también en invierno!

La hidratación, parte fundamental

Lucir unas manos perfectas no siempre es fácil. Lo cierto es que, al estar siempre expuestas, se trata de una de las partes más sensibles de nuestro cuerpo y que más acusa los cambios de temperatura, por lo que es común que, en invierno, con el frío, tiendan a enrojecerse y agrietarse. Además, no sólo el frío: también el efecto de la calefacción o las labores diarias (¡están constantemente trabajando!) acaban por hacer mella en ellas y provocar que pierdan parte de su tersura. El efecto más común es la pérdida de elasticidad, consecuencia de la deshidratación, por lo que es fundamental hidratarlas para que la piel se mantenga flexible.

Por otro lado, al igual que las manos, las uñas también están constantemente expuestas a las agresiones del entorno, por lo que son más vulnerables a sufrir alteraciones que las vuelvan débiles y quebradizas. La onicomicosis (una infección superficial de las uñas que provoca descamación y cambios de color) o los antiestéticos padrastros (pequeños trozos de piel que surgen alrededor de la uña como consecuencia de la descamación) son sólo algunas de las molestias que pueden surgir si no se llevan a cabo unos mínimos cuidados.

Por todo ello, es necesario que prestes atención a tus manos y las mantengas hidratadas… ¡siguiendo estos consejos que te traemos!

La hidratación, parte fundamental

Cómo mantener tus manos bien protegidas

– Cuidado con los lavados. El agua caliente y los detergentes o jabones dañan el manto hidrolipídico que protege la piel de las manos, dejándolas resecas y desprotegidas; por eso, es fundamental que siempre uses guantes cuando lleves a cabo alguna labor de este tipo.

– Sécalas bien. La higiene es fundamental para lucir unas manos sanas y bonitas, pero igual de importante que lavarlas es secarlas después con una toalla, ya que la humedad propicia el desarrollo de bacterias.

– Protégelas de las bajas temperaturas. Especialmente en los días más fríos, no salgas a la calle sin tus guantes.

Crema de manos de aloe vera

Junto a los consejos que acabamos de darte, no debes olvidar el paso fundamental: hidratar tus manos con Aloe vera para reparar, nutrir y restablecer la barrera protectora de la piel.

En Atlantia contamos con nuestra CREMA DE MANOS Y UÑAS, formulada con aloe vera canario, para el tratamiento de las manos secas y agrietadas. Una crema que, además de aportar la acción hidratante y regeneradora del Aloe vera, proporciona una película protectora sobre la piel que la protege del agua y otros agentes. ¿El truco? Cuando te la apliques, empieza con un buen masaje en las puntas de los dedos y termina en los antebrazos… favorecerá la absorción de la crema ¡y reactivará la circulación!

Ya sabes: este invierno, el aloe vera puro de Atlantia ¡te ‘echa una mano’!

Crema de manos de aloe vera